BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA

Innumerables estudios científicos han demostrado que Mindfulness es una práctica efectiva y poderosa para mejorar la salud.

La evidencia científica muestra un efecto positivo en el alivio del malestar físico y psíquico, lo que potencia nuestro equilibrio psicológico y contribuye a mejorar la sensación de bienestar general y de la calidad de vida. 

Su práctica previene y disminuye los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y la ansiedad, entrenando la capacidad de identificar y desactivar pensamientos de preocupación.

Incrementa nuestra capacidad de regulación emocional y flexibilidad cognitiva, mejorando la aceptación de uno mismo, la autoestima y las relaciones interpersonales. 

La práctica continuada produce mejorías en nuestro funcionamiento inmunológico, así como cambios permanentes en el funcionamiento y estructura del cerebro (neuroplasticidad): se engrosan áreas cerebrales relacionadas con el aprendizaje, la memoria de trabajo, el autoconocimiento, la regulación emocional y el desarrollo de emociones positivas, a la vez que se disminuye la actividad de las áreas relacionadas con el miedo (ej. la amigdala)

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad